E C U A R U N A R I RESOLUCION  FRENTE AL CASO FEMICIDIO DE MEIBI LOZANO ANDRADE

CONSIDERANDO QUE:

1.- Conforme al principio de libre-determinación establecido en el Convenio 169 de la OIT, la Declaración de los Pueblos Indígenas de la ONU, y la Declaración Americana de los Derechos de los Pueblos Indígenas, debe respetarse la autonomía de comunidades indígenas de Saraguro en declinar justicia. Las comunidades de Ilincho (victimario) y Gunudel-Gulakpamba (víctima), en Asamblea General, decidieron NO asumir el caso dentro de las comunidades y dejar que continúe el proceso mediante la Justicia Ordinaria.

2.- Los sistemas de justicia indígena y justicia ordinaria son complementarias para garantizar los derechos de las mujeres indígenas. Ellas y sus familias tienen el derecho de acceder a uno o ambos sistemas de justicia en total libre determinación; ambas justicias pueden declinar competencias la una a la otra para garantizar el debido proceso y los derechos de las mujeres;

3.- El articulo 171 de la Constitución establece que la justicia indígena debe 1) respetar normas de derechos humanos establecidos en la Constitución y las normas internacionales, como el derecho de las mujeres a una vida libre de violencia y crímenes de femicidio; y, 2) tiene que garantizar la participación con poder de decisión de las mujeres. La justicia indígena busca no dejar a las mujeres en indefensión; en ningún momento la justicia indígena puede ser utilizada para vulnerar el acceso de las mujeres a la justicia;

4.- La Violencia no es cultura. La violencia patriarcal que mata a las mujeres indígenas es un legado colonial. Rechazamos este legado de violencia racista y sexista que trata a los pueblos indígenas como ciudadanos de segunda clase y en particular a las mujeres como propiedad masculina y defendemos la libre determinación de las mujeres sobre sus vidas;

5.- En Ecuador cada 50 horas una mujer es asesinada por el hecho de ser mujer;  el 70% de los asesinos son (ex)parejas. Las cifras de femicidios solo aumentan en América Latina; 7 mujeres son asesinadas por día en México, 8 en Brasil. Esta crisis también afecta las mujeres indígenas ya que la violencia intrafamiliar existe en las comunidades. Normas internacionales como CEDAW y la Convención Interamericana de Belem do Pará condenan la violencia contra la mujer. En la ultima década, se han promulgado leyes tipificando el femicidio (Guatemala 2008, Chile 2010, Ecuador 2014, Brasil y Colombia 2015). En diciembre 2017 la ONU Mujeres hace un llamado urgente a erradicar el femicidio en toda América Latina junto a la plataforma #NiUnaMenos;

RESUELVE:

Primero: Por historia y principios ratificamos la libre determinación de las comunidades de Saraguro que se inhibieron de su capacidad jurisdiccional de administración de justicia y declinaron la competencias hacia la justicia ordinario en el caso Meibi. El caso Meibi fue juzgado por la justicia ordinaria y el criminal debe cumplir su sentencia en la misma jurisdicción.  Objetamos toda intervención que pretenda imponer a las comunidades responsabilizarse de la ejecución de la pena;

Segunda: Declaramos los Territorios de comunas, comunidades y pueblos indígenas libres de violencia machista y patriarcal; condenamos toda violencia sexual contra mujeres, adolescentes, niños/niñas y los crímenes de femicidio.  Instamos a todas las autoridades, que se posicionen contra toda forma de  violencia y el femicidio a fin de  garantizar el acceso de las mujeres a la justicia en nuestros territorios;

Tercero: Se desconoce al Licenciado Atik Kurikamak Yupanki que funge como abogado, juez, comisionado de la ECUARUNARI  autonominado Coordinador Nacional de Justicia Indígena y a otros “personajes” que se atribuyen una falsa representación de la justicia indígena con estructuras coloniales como “Corte Nacional de Justicia Indígena”, “Consorcios de Justicia Indígena”,  “Fiscalías Indígenas” y otras por su tergiversación y manipulación de la justicia indígena para perversos interés particulares que desdibujan la verdadera justicia de los pueblos y nacionalidades.

Cuarta: La justicia indígena no puede ser un instrumento para encubrir crímenes execrables. Condenamos el femicidio y estaremos vigilantes el caso Meibi y otros femicidios para que no queden en la impunidad; y menos que las mujeres indígenas queden en indefensión.  Ratificamos la justicia indígena, como derecho milenario e irrenunciable, inspirada en la filosofía runa y los principios del Sumak Kawsay: comunitariedad, complementariedad, paritariedad, reciprocidad, integralidad, dialogalidad con la participación y poder de decisión de las mujeres como hijas de la Pachamama.

Dado en Kitu, a 2 mayo del año Andino 5.526/colonial 2018

Por el Consejo de Gobierno de la ECUARUNARI

 

Yaku Pérez Guartambel                             Blanca Chancoso                       Carmen Lozano

PRESIDENTE                                            VICEPRESIDENTE                    DIRIGENTE DE LA MUJER

 

Menthor Sánchez                                       Cristina Cucuri                                Patricio Zhingri T.

DIRIGENTE EDUCACION                     DIRIGENTE TERRITORIOS     DIRIGENTE COMUNICACIÓN

 

Isaysi Daquilema

SECRETARIA


EcuaChaski:-